miércoles, 15 de octubre de 2014

4 razones por las que no puedes perderte BoJack Horseman


BoJack Horseman es la nueva apuesta por la ficción propia de Netflix, y que no te asuste el formato de animación porque detrás de esos dibujos se encuentra una de las mejores comedias del año, (hablo de comedias en general, no solo comedias animadas), recordando en muchas ocasiones a joyas como Arrested Development y Community. ¿Quieres saber por qué no te la puedes perder?


1. Porque le da una lección al resto de series de animación


BoJack Horseman hila las tramas de una forma increíble. Es capaz de coger un elemento, un personaje, una trama o un gag de tres o cuatro episodios anteriores y relacionarlo directa o indirectamente y a la perfección con lo que está ocurriendo en ese momento, al más puro estilo Arrested Development (Quién no recuerda a los Blue-men, el coche-escalera, el baile de la gallina, Anyong...). Y no solo tiene unas tramas muy enriquecidas y auto-referenciales, sino que sus personajes igual te sacan carcajadas que te dejan hundido emocionalmente, tal y como ocurría con los personajes de Community. BoJack Horseman no es la única serie de animación con estas características, pero sí que está por encima de la media de lo que estamos acostumbrados a ver.


2. Por los guiños a Hollywood

BoJack Horseman trata sobre una antigua estrella televisiva de los 90 que en la actualidad pasa sin más pena ni gloria entre el mundo de las celebridades. En este contexto os podéis imaginar que Hollywood es el centro de la serie con toda la fauna que eso conlleva: niñas televisivas que quieren demostrar al mundo que han crecido, ejecutivos sin escrúpulos, prensa sensacionalista, drogas, antiguos medios que pelean por sobrevivir, y nuevos y absurdos modelos de hacer cine. Todo con una genial combinación de estrellas ficticias y estrellas reales (Andrew Garfield, Beyonce, David Boreanaz...)


3. Por los detalles


Una característica que me encanta de esta serie es que el escenario está totalmente vivo. ¿Queman un sofá en un episodio? Pues veremos ese sofá quemado en todos los episodios que lo siguen. ¿Han hecho una fiesta en casa? Pues veremos pequeños restos de la fiesta durante dos o tres episodios posteriores. Yo he tenido que llegar a pausar planos para no perderme ni un solo detalle, porque no sabes en qué lugar puede haber escondido un chiste o un guiño.


4. Por los actores de doblaje


Escuchar la voz de Will Arnet (Arrested Development, Saturday Night Live), Alison Brie (Community, Mad Men) y Aaron Paul (Breaking Bad) siempre es un punto extra.


Como no he parado de repetir a lo largo de la entrada, Bojack Horseman bebe mucho de Community y de Arrested Development (otra serie que curiosamente también es "Netflix Original" desde la cuarta temporada), dos de las mejores comedias que se han emitido en los últimos años, así que os aseguro no tiene desperdicio. Además Netflix ya la ha renovado para una segunda temporada, por lo que tendremos serie por lo menos para un añito más. No tenéis escusa para no darle una oportunidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Anímate a comentar! :)