jueves, 13 de noviembre de 2014

The Affair: el nexo entre los mamarrachos y los gafapastas


Igual que el reggaeton consiguió unir a los pijos y a los canis, The Affair puede unir a dos clases seriéfilas bastante enfrentadas: los que deboran como si no hubiera un mañana todos los placeres culpables seriéfilos, y los paladares audiovisuales más exquisitos que solo consumen contenido con una factura digna del cable premium. La trama de The Affair es muy simple: Para resolver un crimen, la policía tiene que interrogar a un hombre casado y a una mujer casada que tuvieron una aventura en el pasado. Lo realmente interesante es cómo se cuenta esta aventura, y es que en la primera parte del episodio vemos los hechos desde la perspectiva del hombre, y en la segunda parte vemos esos mismos hechos pero contados por la mujer. El resultado es tan exquisito como desternillante, y haciendo honor al formato de la serie, yo también voy a hacer esta review desde las dos perspectivas: 



PARTE 1: Placer culpable 

Creo que desde la primera temporada de Revenge no sacaba mi lado "oyoyoyoyoyoy" con una serie que no fuera de corte adolescente, y es que el hecho de que cada uno cuente la historia a su manera da un juego increíble. Vamos como en la parte del hombre, la mujer se muestra seductora, con poca ropa... mientras que en la parte de la mujer ella es mucho más recatada a la hora de vestir y de comunicarse. Según él, hay datos que nunca se mencionan; según ella, hay datos que sí han sido mencionados. Según él, es ella la que lo busca, según ella, es al contrario... todas estas situaciones dan lugar a momentos en los que te emocionas e incluso sacas algunas carcajadas (quien lo iba a decir, viniendo de Showtime), al mismo tiempo que vas obteniendo más información sobre ese crimen.  


PARTE 2: Sello Showtime 

Se trata de una serie que te hace pensar y te hace reflexionar. Jugar con las perspectivas de los protagonistas ya se ha hecho muchas veces, pero aquí continuamente te quedas en la duda: ¿Está mintiendo para protegerse? ¿O en realidad ninguno de los dos miente y cuentan lo que cada uno interpretó en cada situación? ¿Quién de los dos era realmente el catalizador de esa aventura prohibida? Esos niveles de profundidad, sumado a la innovadora narrativa, y a unos personajes bien definidos (un escritor frustrado que vive a la sombra de su exitoso suegro, y una camarera que no ha superado la muerte de su hijo de cuatro años) hacen que se convierta en un visionado obligatorio. 


PARTE 3: Conclusión 

El formato lo es todo en esta serie. De hecho, el cuarto episodio rompe un poco los esquemas: sigue habiendo dos partes y dos perspectivas, pero la segunda perspectiva arranca desde donde acabó la primera, y no desde dónde empezó. El resultado es que sin el efecto "encuentra las 7 diferencias" la serie pierde mucho interés. Esperemos que se quede en un caso aislado, porque de aquí puede salir algo muy a tener en cuenta, y con una segunda temporada ya encargada. 

Y por cierto, si estás pensando en ver la serie por Joshua Jackson (Fringe), te advierto de que los extras nº4 y nº7 salen más que él en la serie.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar! :)